Una historia familiar muy especial con el Hanse 370

Kirk, Melissa y Gemma Watson son una excepcional familia australiana de navegantes. Como Kirk padece una deficiencia visual, solo puede percibir un poco de luz. Sin embargo, ha seguido siendo un navegante apasionado y ha participado en nueve competiciones de Sídney a Hobarts y en cuatro de Sídney a Southport: "Mientras navego realmente me olvido de que no puedo ver y uso el resto de los sentidos. Puedo gobernar un barco, pero prefiero estar en mar abierto porque hay más espacio. La verdad es que no tengo miedo". Su esposa Melissa también se ha convertido en una regatista entusiasta y está realizando un gran trabajo al timón del Audacious mientras Kirk ajusta la vela mayor: "El foque autovirante de nuestro Hanse 370 nos ha facilitado mucho la navegación y nos ha ayudado a cuidar de nuestra hija y nuestro perro".

Gemma, su hija de seis años, ha sido un miembro más de la tripulación familiar desde que tan solo tenía unas pocas semanas, y en el barco se siente casi como en casa. "Incluso participa en nuestras competiciones, aunque normalmente está muy entretenida con el iPad", nos comenta Melissa con una sonrisa. "Hasta el perro guía de Kirk, Tilly, disfruta de las travesías sentando en su lugar favorito, la proa".

Tomar la decisión de adquirir un Hanse 370 fue fácil para ambos: "El concepto de navegación sencilla nos convenció de inmediato. No había casi ningún otro yate a vela con un manejo tan fácil. En combinación con la calidad de la carpintería, la verdad es que disponía de todo lo que queríamos. Nuestro Audacious navega de maravilla, es rápido y su forma de deslizarse por el agua es realmente placentera". La familia ya está deseando embarcarse en futuras travesías y está planeando nuevas adquisiciones.